El Canal Central: los 3 Soles

Todo ser humano está gobernado por tres fuerzas: pensamiento, sentimiento y sexo. Estos tres centros de control están regidos por la sangre. La sangre recibe las ondas electromagnéticas gracias a la hemoglobina, que es rica en hierro y hace la función de antena, para que las ondas de pensamiento lleguen al cerebro y las transfiera en ideas. En la sangre es donde se mezcla nuestra parte divina con nuestra parte más animal y la sangre tiende a concentrarse allá donde ponemos nuestra atención.

El sol alto se sitúa en el encéfalo y gobierna la energía divina y el cerebro racional. En la glándula Pineal, la energía divina se transforma en hormonas que serán distribuidas a través de la Pituitaria a todos los chakras, hasta condensarse en el astral líquido en los órganos sexuales. Asi, en el sol alto el cerebro brilla con 2 energías; la masculina y la femenina que unificados, forman la energía del ángel que somos. La presencia Yo Soy.

El sol central se sitúa en el plexo solar y gobierna el cerebro de las emociones. Representa el punto de conexión con la luz cósmica a través de nuestro yo superior.

El sol bajo se sitúa en las gónadas sexuales y gobierna la energía sexual y los mecanismos de reproducción.

Estos tres soles se relacionan con las 7 capas del aura y los 7 chakras. Los tres soles representan la energía de Dios en nosotros. Son los lugares donde se transmuta la luz de la energía solar masculina y tienen una polaridad positiva, mientras que los 7 chakras representan la conexión del vehículo físico con el astral. Son los lugares donde se proyectan las emanaciones de la luz divina que se transfiere a las glándulas y los órganos del cuerpo. Su polaridad es pasiva, lunar o femenina. El cuerpo astral o el cuerpo electromagnético se mezcla con la energía espiritual a través del prana que circula por el aura y los chakras. Entre el vehículo astral y la percepción de los sentidos el aura atraerá la situación de aprendizaje para el alma, pudiendo reflejarse en la vida diaria como una situación de motivación y éxito o una de desmotivación y fracaso.

La fuerza interior es la energía del alma para lograr una expansión de la conciencia y la confianza, refleja el poder del ángel que somos que acepta crecer y unificarse a través de la experiencia.

Los 3 soles y los 7 chakras conforman el número diez, que representan los 10 sephirot del Árbol de la vida con los 32 caminos que llevan a la unificación con la divinidad.

A %d blogueros les gusta esto: