EL DESPERTAR DE LOS 13 CHAKRAS

1-Chakra Estrella de la tierra: nos conectamos con la consciencia de la tierra, anclando nuestra consciencia en la cueva de la creación, para recordar nuestro propósito de vida. En la cueva de la creación está el registro de quiénes somos. Es el lugar al que accedemos antes de nacer y después de morir, para contactar con nuestra esencia álmica, acceder a nuestra información a nivel de ADN, a nuestro propio registro akáshico y al registro de todas las almas, de sus vidas, de la energía que han creado y la frecuencia vibratoria que han generado en el planeta. Esta energía se convierte en la conciencia de la fuerza vital de la tierra que a través de la libre elección, el cambio y la transformación, incrementa su nivel de conciencia.

2-Chakra Raíz: sintonizamos con la conciencia de la tierra y el reino mineral, vegetal y animal, tomando consciencia de nuestro ser como una unidad con todo lo que existe, viviendo en el presente, observando, sintiendo, en estado receptivo. Aceptando nuestros ciclos y los aprendizajes del camino, viviendo en la entrega del momento en aceptación y desapego.

3-Chakra sexual: en el silencio interior, observamos nuestras heridas emocionales y nos damos cuenta de nuestro niño y niña interior, de nuestra sexualidad y nuestra energía de amor, y recogemos los viejos dolores, para darles cabida y transmutarlos en aceptación, perdón y liberación, para reciclar nuestro ADN y liberarnos de viejas ataduras, honrando nuestra conexión con nuestro espíritu, alma y guía interior, conectándonos a la energía del amor y la armonización de nuestras energías masculinas y femeninas.

4-Chakra del plexo solar: la respiración activa el movimiento y la vida fluye en diversos acontecimientos que permiten que tomemos consciencia de si estamos aceptando o rebelándonos ante las diversas situaciones que la vida nos depara. En situaciones dificultosas, las emociones saltan y nos dan la oportunidad de ser conscientes de lo que en cada momento generamos. Si nos estamos resistiendo, habrá sufrimiento, porque no queremos movernos a través de ciertas vivencias dolorosas. Sea por miedo o por alguna otra emoción, nos sentimos víctimas de la situación, porque nos resistimos a comprender, que la esencia de la vida es el cambio a través del aprendizaje y el crecimiento personal. La aceptación nos lleva a sentir, dejar marchar el dolor, deshacernos de viejos lazos y observar la dirección de nuestro corazón.

5-Chakra del corazón: en la escucha de nuestro corazón, recordamos aquellas ideas, sentimientos, apegos y carencias que nos causan dolor y observamos las creencias e ideas mentales que nos sostienen, dándonos cuenta de nuestros diversos roles, nuestra personalidad, el carácter propio que marca la visión de todos los condicionamientos que hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestra vida, observando los mecanismos de defensa, los puntos ciegos o aspectos de nuestra personalidad que no queremos ver, para ser conscientes de cómo los generamos y transformar los pensamientos negativos en pensamientos coherentes con nuestro sentir, de manera que dirijamos la vida hacia un estado de satisfacción interna.

6-Chakra del Timo: la glándula Timo tiene la función de regular el sistema inmunológico y lo hace a través del discernimiento, cualidad que vamos desarrollando según vamos madurando. Esta glándula nos conecta con la energía de nuestro espíritu, pues la parte energética de esta glándula, se compone de una red energética llamada Matríz del alma. En este entramado energético multidimensional, se manifiesta la energía amor-sabiduría que proviene del chakra Estrella del alma y nos permite acceder a nuestra sabiduría interior, para expresarnos inspirándonos en nuestra verdad.

7-Chakra de la garganta: permite la expresión del sentir interior, despertando el-la guerrer@ interna en cada situación vital, sabiendo que a través de nuestro movimiento, participamos en nuestra transformación, soltando los viejos apegos y rutinas, para movernos con el flujo de la existencia en el camino hacia la libertar interior, desarrollando nuestro ser a través del movimiento, el cambio, la expresión y la liberación interna, para expresar en el presente, la percepción y el sentir interior.

Este chakra, nos facilita la conexión con la energía de la red de consciencia de la tierra, que es la gran red de vida creada por la energía de la consciencia de la tierra y de todos los seres vivos que forman este planeta. Esta red energética sostiene y da apoyo a todos los seres en el proceso de su evolución. Cada vez que elevamos nuestra consciencia en amor, generamos una transformación interior y nuestra vibración aumenta, haciéndonos más conscientes y coherentes a nivel de pensamiento, sentimiento y acción.

8-Chakra del tercer ojo: a través de la observación consciente, la visión interna y el sentimiento se unifican y conectamos con nuestra voz interior. La percepción interna se amplía y nos abrimos a recibir la información de nuestr@ maestr@ interior. La glándula Pituitaria se conecta con la glándula Pineal y somos capaces de entender los mensajes de nuestra voz interior, sincronizándonos con la información contenida en la red electromagnética de la tierra.

9-Ckara de la coronilla: la glándula Pineal se va abriendo a recibir la información en forma de vibración, sonido y luz de forma consciente y la luz de nuestro cerebro despierta. Se activa el cristal arcoíris y se abre el canal de la energía infinita que conecta la glándula Pineal y la Pituitaria. La red neuronal del cerebro se activa, y el tubo de luz que unifica todos nuestros chakras se enciende, despertando a su vez, los puntos receptores de luz consciencia que nos conectan con la red electromagnética planetaria. La luz y la información fluyen conscientemente y accedemos a nuestra consciencia multidimensional.

10-Chakra Estrella del alma: está ubicado de unos 40 a 60 centímetros de nuestra coronilla. Este chakra nos permite unificarnos con nuestra maestría interior. Aprendemos a fluir conscientemente y comunicarnos con nuestro interior fusionándonos con nuestro espíritu. Todas nuestras células se llenan de luz consciente y empiezan a girar y expandirse en sincronía con la dirección del giro de los planetas, el sistema solar y toda la galaxia.

11-Chakra de la intención consciente: accedemos a la consciencia de nuestras emociones y sentimientos para desde el sentir interior, enfocar la atención y la intención, a fin de enfocar nuestra consciencia en aquello que deseamos manifestar. A través de la intención consciente, conectamos con la sabiduría de la fuente unificada y direccionamos nuestra energía en la expresión de nuestras propias inspiraciones, para actuar y crear la realidad que deseamos vivir.

12-Chakra de la intuición receptiva: nos ofrece la posibilidad de intuir, sentir, percibir y vislumbrar las señales que nos envía nuestra alma, para asentarnos en la consciencia de nuestro ser y despertar al pensamiento creativo, aprendiendo a ser receptiv@s y actuar desde la aceptación, el entendimiento y la unificación interior del cuerpo, la mente y las emociones, alineadas en la frecuencia de la satisfacción interna, la creatividad y la expansión del ser. En este estado, las energías masculinas y femeninas se integran y despertamos a la consciencia del corazón unificado.

13-Chakra de unificación: los chakras resuenan y se unifican expandiendo la consciencia del ser y reactivando nuestras memorias celulares, conectándonos con nuestro patrón energético original, cuyo diseño es la flor de la vida. Aprendemos a manifestarnos desde la verdad interior y el potencial originario. La consciencia del espíritu fluye en amor y sabiduría y el ser de luz despierta.