LA CONSCIENCIA DEL CORAZÓN UNIFICADO

LA CONSCIENCIA DEL CORAZÓN UNIFICADO

La energía que mueve nuestra motivación es una idea basada en nuestras creencias, que junto con la energía del deseo, el sentimiento y la emoción, nos lleva a actuar en una determinada dirección.

Cuando percibimos conscientemente nuestra conducta y los condicionamientos que nos llevan a actuar de la manera que elegimos en cada momento, nos abrimos a la posibilidad de sentir y atrevernos a no juzgar, observar y darnos el permiso de discernir. Entonces, poco a poco, empezamos a escuchar nuestra intuición y a atrevernos a seguir nuestro instinto. En ese momento, nos damos cuenta que gradualmente, un sentido de respeto e integridad se instalan en nosotros. Con la intención del corazón, confiamos la personalidad en el espíritu y sabemos que queremos ser guiad@s por él. Aprendemos a parar, respirar y escuchar el sentimiento interno, para ser capaces de trascender nuestras dualidades y buscar nuestra paz interior. Así conseguimos pacificar los estados mentales y emocionales abandonándonos a la luz de nuestro interior. Si elegimos escucharnos y no juzgar, consolidamos la luz y abrimos el corazón a la consciencia de la unidad. Nuestra unidad se nos revela y conectamos con una sensación de alegría interior. El estado de unidad trae presencia y por ende, la capacidad de ir borrando poco a poco, las memorias de nuestros condicionamientos, miedos y sufrimientos.

El espíritu coge el mando y transmuta la personalidad y el alma, para elevar la vibración, ofreciendo una visión panorámica holística. Así, el cuerpo, el alma y el espíritu, se unifican en la misma vibración y en la misma percepción de consciencia.

Anuncios