LA GEOMETRÍA SAGRADA

Todo lo que existe en el universo está compuesto por geometría. La geometría sagrada es el lenguaje de la luz y la consciencia. La Flor de la vida es el patrón de creación de todo lo que existe y contiene toda la geometría sagrada.

En el momento que el espíritu despierta, es consciente de que todo lo que le rodea es la nada, entonces decide proyectarse a sí mismo y hace un movimiento de rotación que crea el primer cículo de la flor de la vida. En ese instante, toma consciencia de su alrededor y decide moverse a un extremo del círculo, creándose así el segundo círculo. En ese momento, se crea la luz, ya que al formarse los dos círculos entrelazados, se forma la vesica piscis con la información de la luz.En ese punto, el espíritu decide moverse hacia otro extremo de ambos círculos, creando así el tercer círculo para seguir volviéndose consciente de su entorno. Así genera la información geométrica de la trinidad. La energía sigue moviéndose hacia puntos más internos del círculo creando el cuarto movimiento y con ello, completa la mitad de la creación, y así prosigue, hasta completar 7 círculos, dando orígen a la semilla de la vida. Este símbolo representa los 7 días en los que Dios creó la vida y significa el orígen divino de todo lo que es. Este proceso se repite en toda forma de vida, y en los humanos en concreto, cuando el espíritu hace un giro en la espiral aurea, genera una diferencia de potencial reflejado en la polaridad. Este es el camino que recorre el espermatozoide hasta llegar al núcleo del óvulo. El óvulo lleva al espermatozoide en un movimiento toroidal para crear el cigoto. Este movimiento crea la vesica piscis que da paso al proceso de duplicación de la reproducción miótica celular.

El toroide dibuja el camino de la creación, del movimiento, del espíritu, el pensamiento y la emoción.

El círculo con el punto en el centro, representando el espíritu, evoluciona hacia la semilla,y posteriormente hacia el huevo, compuesto del círculo central rodeado de 6 círculos. La distancia entre las esferas es igual a la distancia que existe entre los tonos y los medios tonos que contiene la música. Este símbolo conforma la base para el sonido y la música. Esta estructura se asemeja a estructura celular de la tercera división embrionaria.  El espíritu sigue proyectándose hasta formar la flor de la vida . En el toroide está el espíritu haciendo el giro en espiral aurea hasta formar 19 círculos que representan las formas del tiempo, el espacio. Este símbolo contiene las formas de construcción de la vida en el universo y representa la fuente de toda vida y su interconectividad. La Flor de la vida con sus 19 círculos y sus 36 arcos circulares gira en nuestras cadenas de ADN.

   LAS LEYES DE LA CREACIÓN:

Las leyes de la creación, son las leyes de la geometría sagrada que rigen el proceso de la vida.

La ley del vacío nos muestra que todo surge de un punto cero, el vacío, que es el estado de potencialidad pura.

La ley de la unidad que nos enseña como el campo unificado es el estado de  pura energía que unifica todo cuanto existe.

La ley de la autorrecurrencia que nos anima a entender que cuando la espiral áurea completa un ciclo sobre si misma, surge el toroide

El principio de vibración que nos ayuda a integrar en nuestro interior la noción de que todo se mueve y vibra a distinta velocidad y densidad.

La ley de la polaridad nos dice que los opuestos se separan y se fusionan para crear vida.

La ley de la correspondencia nos ayuda a comprender que como es arriba es abajo y existe una correspondencia entre los diferentes planos de la consciencia y por ende, entre el mundo energético y el material.

La ley de causa-efecto nos ayuda a percibir que toda causa tiene su efecto y todo efecto tiene su causa y que si queremos trascender este plano, hemos de ahondar en nuestra herencia y nuestros condicionamientos y trascenderlos a través del cultivo de nuestras potencialidades.

La ley de generación nos manifiesta que tanto el mundo físico como el espiritual, tienen su principio masculino y femenino para generar y crear.

La ley del orden nos muestra que la luz es el que crea el orden para que la humanidad recobre su poder.

En el camino de la vida, el corazón tiene el poder de guiarnos, para que a lo largo de nuestras experiencias, nos convirtamos en maestr@s de nosotr@s mism@s, asimilando las enseñanzas que toda acción conlleva. Nos ayuda a discernir lo que nos ayuda y lo que no, facilitándonos el paso del Ego,  que interpreta y distorsiona la realidad, hasta el espíritu, que vive en la aceptación  consciente, la observación, la habilidad de responder y actuar desde múltiples perspectivas, conectándonos desde el corazón, para salir desde la conciencia de víctima que interpreta, distorsiona, omite,  se ofende y entra en dolor, a la consciencia de amor y unidad, pues cuando somos capaces de perdonarnos a nosotr@s, al otro, a la situación y a la emoción o interpretación mental, sin necesidad de venganza o reacción, todo fluye y se eleva hacia la luz y transmutamos el karma, para vivir de forma libre y creativa y desarrollar todas nuestras potencialidades. Entonces, el sentimiento de gratitud se instala en nosotr@s, aceptando la vida como es y sintiéndonos agradecid@s  tanto por el placer como por el dolor, sin apego alguno, fluyendo en armonía, que es la ley que rige toda la creación.

 

                                                 PRINCIPIOS UNIVERSALES:

LEY DEL UNO:

Existe una  inteligencia cósmica formada por luz, amor y consciencia. El ser humano es un rayo de esta luz proyectado en la materia para experimentar el proceso de individuación y elevar su estado de consciencia, de forma que en el transcurso de su existencia, sea capaz de adquirir consciencia de sí mismo y de la unidad con todo lo que existe. Este proceso es denominado alquimia interna y en este camino, aprendemos  a unificar el Ego ( cuerpo, mente y emociones) y el espíritu ( ser, luz consciente), transmutando la materia en luz. Cuando la persona se unifica, la personalidad se va acallando y entra en un estado de silencio interior, abierta a todo lo que en cada momento acontece, libre, fluyendo en la energía del amor, en la expresión del Dios que hay en si mism@.

LEY DE LA DUALIDAD:

Nuestro universo se manifiesta de forma dual. Todo tiene dos polaridades  que son la manifestación de los dos extremos de una realidad, iguales en su naturaleza pero diferentes en grado, de manera que un extremo se complementa con el otro. Cada persona ha de experimentar todos los estados de consciencia de un extremo a otro, buceando en la densidad de los pensamientos y emociones opuestas y contradictorias, hasta encontrar el camino del medio, el equilibrio del momento, en total presencia y en unidad con el universo, transmutando la densidad de la oscuridad en la luz de la consciencia.

LEY DE LA TRÍADA:

Todas las manifestaciones son generadas por tres fuerzas primordiales: las fuerzas positivas, negativas y neutras, también llamadas, activas, pasivas y neutras. Toda creación tiene su materialización en estas tres fuerzas que se unen, se separan y se combinan de forma consciente. El punto en el que las tres fuerzas confluyen es el punto de creación de cualquier realidad. La rejilla energética de nuestro planeta está organizada en tres niveles y su configuración es la de triángulos energéticos. Su estructura también es triple: individual, grupal y universal. El universo entero está creado en base a un holograma de forma triple. Todo se organiza en triángulos. La voluntad divina se expresa también en tríadas: voluntad – amor – síntesis, sabiduría – respeto – unidad, acción – compasión – sanación. Siendo esta tríada la energía de la esencia.

Las tres energías que conforman el planeta tierra se manifiestan en el espíritu, el alma y la personalidad.

LEY DEL SEPTENARIO:

Es la ley que organiza y ordena toda la creación. Mediante los siete rayos de la consciencia, expresión de la voluntad divina:

-Rayo de la voluntad-poder: voluntad de iniciar

-Rayo amor-sabiduría: voluntad de unificar

-Rayo inteligencia activa: voluntad de evolucionar

-Rayo armonía: voluntad de relacionar trascendiendo el conflicto

-Rayo de la ciencia concreta: voluntad de actuar

-Rayo devoción idealismo: voluntad de causar

-Rayo orden ceremonial: voluntad de expresar

Los siete rayos cuando actúan en la conciencia a través de la voluntad producen:

-Rayo voluntad-poder produce iniciación

-Rayo amor-sabiduría: visión de unificación

-Rayo inteligencia activa: educación

-Rayo armonía: intuición

-Rayo ciencia concreta: acción y liberación

-Rayo devoción idealismo: causación e idealismo

-Rayo del orden ceremonial: expresión y organización

La actividad de estos siete rayos se expresa en los siete planos de la consciencia manifestandose a través de los siete chakras y las siete etapas de transición de una dimensión a otra.

Chakra 1: arraigo, dirección

Chakra 2 : cambio; dar y recibir

Chakra 3: poder interior, libertad

Chakra 4: amor incondicional

Chakra 5: habilidad, comunicación

Chakra 6: visión interior, intuición

Chakra 7: conexión con el universo

Hay siete colores principales que conforman las siete capas del aura y de los chakras, 7 notas musicales, 7 días de la semana, 7 planetas principales…

LEY DEL NUEVE:

Representa la triple síntesis: cuerpo-mente-espíritu; la culminación del saber supremo, el final de un ciclo en el cual la mente y el espíritu han transitado el camino de la experiencia terrenal descubriendo los valores de la intuición, la integridad, la coherencia,el poder, la libertad, la creatividad, la compasión y la sabiduría, integrando en su experiencia vital, la comunicación e interconexión con la consciencia cósmica. El ser se integra y se realiza.

LEY DEL TRECE:

El ser renace al poder de la sabiduría interior despertando su consciencia al amor universal. Simboliza el fin de una etapa y el renacimiento interior. La oruga se convierte en mariposa y el ser renace a otra dimensión de consciencia. Los trece chakras se abren y se alinean y las trece hebras del ADN  se fusionan en la energía de la luz-consciencia. El ADN despierta reestableciendo el patrón de la vida, abriendo el registro akáshico de lo que uno es, su relación con la consciencia de la tierra y la consciencia del cosmos. El ser despierta y la esencia del Yo Soy se manifiesta. Abriéndose el portal cuántico de este universo holográfico.

El ADN proporciona un campo de energía-consciencia interdimensional llamado Merkabah, cuya forma es la de un doble tetraedro en el que podemos viajar a otras dimensiones de consciencia, alterando nuestra estructura celular a través de nuestra intención, sanar cualquier enfermedad y comunicarnos con seres de otras dimensiones, maestros ascendidos, maestros galácticos, elohims, ángeles, arcángeles y otras entidades.

El ADN se vuelve cristalino, luz consciente conectando con la fuente o Dios y la consciencia de la madre Tierra; Gaia.

Las trece capas según Kryon son las siguientes:

1-El árbol de la vida: capa biológica del genoma humano

2-Programación divina: capa de las emociones y el propósito o lecciones de vida

3-Ascensión y activación

4-Esencia de la expresión de la vida en la tierra

5-Expresión de la divinidad en el planeta

6-Meditación y oración

7-La divinidad revelada

8-El invierno espiritual

9-La llama de la expansión

10-El llamado a la divinidad

11-Sabiduría del divino femenino

12-sabiduría del divino masculino

13- unificación del Dios interior

La rejilla de la tierra y el ADN generan un sistema de comunicación interdimensional pues el ADN es magnético y reacciona a la rejilla. La energía es enviada del sol a la tierra y a través del viento solar, se generan patrones magnético-gravitatorios que generan los movimientos de los planetas y de la tierra. La rejilla electromagnética que protege a la tierra recibe esta información y nuestro ADN, es el que conecta con esta rejilla según su grado de consciencia y su propósito de vida.

 

LA PROPORCIÓN ÁUREA Y LA FRECUENCIA FIBONACCI:

Los números representan el lenguaje del universo y de nuestra naturaleza.  La frecuencia fibonacci es la forma energética primordial que crea dos triángulos equiláteros que generan la doble espiral. Su presencia se manifiesta en todas las formas de vida, en la materia y en todo el universo. Esta espiral expresa toda forma tridimensional y rige el funcionamiento del tiempo y la música, pudiendo así entender el funcionamiento de la forma, el sonido y el tiempo.

La frecuencia de Fibonacci (0,1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,89,144…) es un patrón que se muestra de distintas maneras en toda la naturaleza y en la molécula del ADN. La molécula de ADN es una larga secuencia de rectángulos áureos.Cada giro de la doble hélice del ADN mide 21 Amstroms de ancho por 34 de largo. Sabemos que 21 y 34 son  números consecutivos de la serie de Fibonacci y su cociente se aproxima muchísimo a la Razón Áurea.

El ser humano además, alberga la espiral de la proporción Áurea en el centro del corazón.Cuando la persona siente amor, la carga eléctrica del corazón se aproxima a Phi. La proporción Phi permite a la corriente eléctrica cambiar octavas armónicas sin perder poder ni información.

La proporción Áurea no tiene principio ni fin, continúa formando espirales que disminuyen hasta volverse tan infinitesimal que puede romper el plano de una dimensión y entrar en otra, para empezar de nuevo en otra dimensión como una espiral grande que se va haciendo más y más pequeña, hasta romper ese plano y empezar en otro y así sucesivamente hasta el infinito.

La proporción Áurea no tiene ni principio ni fin y la espiral Fibonacci, empieza en cero pero se aproxima rápidamente a la proporción Áurea ( 1,6180339).

Si la proporción Áurea representa el espíritu y la Fibonacci el alma y la encarnación física, entonces, la encarnación física empieza como una forma Fibonacci y en el camino de evolución hacia Dios, se aproxima a la proporción Áurea. Cuando la Fibonacci y la proporción Áurea están en la máxima cercanía, se crea un puente energético entre el espíritu y la persona. En este punto, el ser humano libera todas sus creencias limitadas y realiza su potencial ilimitado fusionándose con su espíritu.

LA FRECUENCIA FIBONACCI, LA FLOR Y EL ÁRBOL DE LA VIDA

El camino del Mago es la decisión de cada persona de reconocerse como ser de luz y transitar el proceso alquímico espiritual, integrando dentro de sí las energías masculinas y femeninas del ser dentro del espíritu que representa al uno.

El mago en su proceso de alquimia interna, guiado por los principios universales, sigue un proceso de integración en la luz y la consciencia  encendiendo la semilla dorada del corazón.

La Ley de la generación nos ayuda a integrar dentro del uno el agua, energía femenina y el fuego, energía masculina dando nacimiento al proceso de resurrección al unificar el primer chakra, el cuarto y el sétptimo, conectando la cruz de la rueda grande o macrocósmos con la cruz de la rueda pequeña o microcósmos y unificando los tres planos el físico, mental y espiritual.  En este proceso de unificación de todos los centros, el ser renace desde su propia luz interior, formando la flor de la vida. Nuestra consciencia de luz integra el Alfa y la Omega (masculino y femenino) en equilibrio aquí y ahora, renaciendo en la flor de la vida.

La Flor de la vida nos conecta al macrocosmos y armoniza en nosotr@s la energía del cielo y de la tierra, conectándonos con el sentido sagrado de la vida. Entonces, la persona vuelve a sentir la conexión de su parte instintiva con la naturaleza de la Madre Tierra y conecta a través de su raíz etérica con la Cueva de Cristal en el Chakra de la Tierra, para emprender cada decisión y cada paso aquí y ahora, en la tierra.

Todas las semillas en la naturaleza, nacen en la tierra y se desarrollan siguiendo la serie de Fibonacci. Los seres humanos del mismo modo, tenemos nuestro proceso de evolución guiados por la frecuencia de la luz, el amor y la consciencia de la serie Fibonnacci:

0-1

Vamos transmutando nuestra sombra a partir de nuestras emociones, creencias y pensamientos que alimentan la sombra. Partimos del caos para aprender en nuestro camino a ser creativos. A partir del caos, reconciliamos los opuestos y creamos nuevas formas de vida, fruto de las nuevas formas de percibir la vida. Este es el principio del camino del mago.

0-1-1-2-3

Una unidad masculina y otra unidad femenina confluyen en la Vésica Piscis y  la polaridad da origen a una nueva creación. El Mago renace tomando consciencia de su naturaleza de luz, conectando así con la consciencia universal y recibiendo la información a través de su cordón de plata que une los tres centros y los siete chakras. Asi entiende el Principio Universal de la Correspondencia: como es arriba es abajo, así como es en el plano espiritual también es en el físico y el ser aprende a crear en unidad con todo lo que existe, desarrollando su conciencia de luz infinita nutrida desde el sol central de la galaxia llamado Hunab Ku.

0-1-1-2-3-5

Cuando el mago integra en su ser el poder del amor, ha conseguido equilibrar, armonizar e integrar los cuatro elementos, fuego, tierra, agua y aire en una sola consciencia de luz dentro de los tres centros principales: la persona se vuelve coherente y lo que piensa es lo que siente y lo que hace. Ya no hay separación, se siente un@ con toda la vida y trasciende la ley de la polaridad, ascendiendo por el camino del centro, unificando la rueda pequeña y la rueda grande en su ser, liberándose de la rueda del karma y ascendiendo en espiral en la semilla dorada de la Flor de la vida hacia la luz. A este proceso también se le llama el proceso de Resurrección a través del cual integramos los cuatro elementos con nuestra esencia en el centro formando la estrella de cinco puntas.

0-1-1-2-3-5-8

Los poderes de la energía femenina y masculina se unifican y elevamos una octava la vibración unificándonos al principio cósmico representado por el número 8. Este proceso es denominado la alquimia de la Flor de Lis, donde integramos el fuego interno despertando el poder de la iluminación.

0-1-1-2-3-5-8-13

Cuando el 5, que representa la consciencia universal del ser se unifica con la del cósmos representada por el número 8, el ser muere a su antigua forma de ser, representado por el número trece, llegando al centro de su ser que esta en el corazón; el punto cero que conecta con el ritmo universal que nace del centro de la rueda grande, el corazón del macrocosmos, donde todo está en equilibrio y  se rige por el Principio Universal del Ritmo cuyos ciclos o ritmos se manifiestan en octavas.

0-1-1-2-3-5-8-13-21

Cuando el mago integra el poder de la muerte, el número 13 y el 8, la consciencia universal, renace en el centro de la flor de los 20 pétalos generando el Árbol de la Vida según el Principio Universal de la Generación, siendo capaz de viajar a otras dimensiones de conciencia.

0-1-1-2-3-5-8-13-21-34

Cuando el mago integra el poder de los 4 elementos y de Hunab Ku o el centro de la galaxia, en su proceso de ascensión integra su cuerpo luminoso o Merkaba a través del corazón, abriendo nuevas dimensiones de consciencia y encendiendo los siete cuerpos de luz, los siete chakras y las siete virtudes del corazón:Confianza, Fe,Coraje, Amor, Transparencia, Discernimiento y Sabiduría. Entonces, la semilla dorada llega al fin del ciclo de la formación de la Flor de la Vida, creando el árbol de la vida del cual nacerá una nueva flor continuando otro nuevo ciclo en un nuevo comienzo del Alfa y la Omega siguiendo la secuencia Fibonacci.

0-1-1-2-3-5-8-13-21-34-55

La energía del ser se transmuta integrando los atributos de la maestría y adquiriendo la posibilidad de dominar el tiempo y la vida, manifestándose en estado de abundancia y plenitud, desde la claridad interior para el mayor bien de todo lo que es.

0-1-1-2-3-5-8-13-21-34-55-89

El número 89 lleva la vibración del número Santo de la Integridad que a través de su maestría trae el propósito divino a la tierra.

0-1-1-2-3-5-8-13-21-34-55-89-144

En este proceso se encienden las 144 semillas estelares que circulan dentro de nuestro ADN y los 144 centros energéticos del cuerpo de luz de la energía cristalina que nos permite entrar en la consciencia de las vibraciones estelares.

 

 

Anuncios