La Rueda de la Insatisfacción

Las creencias que cada persona mantiene se materializan en el cuerpo y la persona, en función de sus emociones e ideas va creando su cuerpo y las experiencias que vive, pues la inteligencia universal refleja a cada un@ lo que cree.

La persona  puede elegir el camino del miedo, basado en la proyección hacia afuera, reforzando el Ego y creando dolor y sufrimiento o el camino de la consciencia, tomando la responsabilidad del observador, que se da cuenta de que todo lo que le ocurre lo está creando un@ mism@, pues la consciencia es la sustancia de la que está formado el universo.

QUEBRAR LA FRUSTRACIÓN:

El mundo que vemos es el mundo de nuestras creencias, conceptos e interpretaciones y en base a ellas, tomamos nuestras decisiones.

Tenemos la tendencia de proyectar en nuestra mente los obstáculos y hacerlos realidad en el mundo exterior.

Para quebrar la frustración, hemos de ser sinceros y coherentes con nosotros mismos, y tomar consciencia del significado de nuestras creencias, para entender cómo generamos la frustración.

Al observar en el interior, la consciencia toma el camino del corazón y encuentra la forma de transformar la mente para que sea creadora.

En el corazón, estamos conectados con el campo de la consciencia universal, pero al clasificar las cosas en buenas o malas, creamos la sombra y proyectamos esa sombra en el mundo.

Para salir de este caos, hemos de rendirnos y empezar a comprender que el dolor es una expresión de un conflicto emocional, y que cuando juzgamos, suponemos, controlamos o interpretamos, estamos haciendo una proyección, pero cuando decidimos cambiar la dirección de nuestra percepción hacia el interior, somos capaces de ver y sentir qué me refleja esta persona o situación y qué he proyectado yo, pues lo que me rodea, es el espejo que me permite ver todos los aspectos que hasta ahora no me he permitido ver.

El inconsciente es la energía que nos conecta con el campo electromagnético y es la que nos permite hacer el cambio o transformación de la consciencia.

Cualquier exceso o defecto, es debido a la falta de sinceridad con uno mismo. Asi, cuando profundizo en mis opuestos y los unifico dentro de mi, abro la puerta de acceso a mi consciencia para recoger mis memorias, tomar consciencia de los miedos internos, escuchando en actitud de aceptación y entrega para ser capaz de perdonar mi inconsciencia transformándolo en amor. A este proceso se le llama la alquimia del corazón que consiste en honrar la presencia divina en mi interior.

Anuncios