Vésica Piscis

Es el símbolo de la matríz divina que crea la vida. Expresa la combinación de la consciencia cósmica y la matríz divina de la creación que origina la vida en nuestro plano físico. Representa el Big bang; la mente creadora de energía masculina, en alquimia con la matríz divina de energía femenina, creando la vida a través de la interacción del mundo espiritual y el material.

También es un símbolo asociado al cristianismo. Etimológicamente significa vejiga de pez. La Biblia relata que Jesucristo era conocido como el pescador de hombres y muchos de sus discípulos eran pescadores. En el inicio del cristianismo estábamos en la era de Piscis y en griego antiguo, pez y útero eran sinónimos.

Este símbolo representa a su vez una deidad de orígen extraterrestre la cual era venerada en la antigua Mesopotamia y en Africa. En la antigua Mesopotamia rendían culto a un pez llamado Ea, posteriormente los griegos le denominaron Oanix y la tribu de los Dogones de Mali en Africa, hablaba de los Sirios como seres mitad hombre y mitad pez. Ellos decían que los dioses peces vinieron en barcos voladores a traerles información de nuestros orígenes. Les hablaron de Sirio A y Sirio B y de cómo giran creando sus órbitas en forma de vesica piscis.

La primera manifestación de la energía empieza por una pequeña espiral que poco a poco se va transformando en un círculo y luego, este primer círculo se reproduce formando un segundo círculo, que es otra representación de sí mismo, y en la mitad se forma la vesica piscis, conformado por el espacio del medio entre los dos círculos, y de aquí surge toda la creación. Las energías masculina y femenina se unifican y se crea una nueva entidad. Dos circunferencias se unen y se conectan desde el centro a la energía de la Fuente, por eso se le llama Portal de nacimiento, pues conforma la base de la creación de este universo.

Los círculos primero y segundo pasan a través de los centros de cada uno, formando una vesica piscis, y ambos encajan perfectamente dentro de otro cículo en su interior. Cuando la vesica piscis es delineada por las líneas dentro de su interior, se forman dos triángulos equiláteros. El largo y el ancho de estos dos triángulos juntos forman una cruz, y esa cruz, es el fundamento de la luz. Estos dos triángulos son dos tetraedros tridimensionales apoyados borde con borde. Asi, cada vez que la vesica piscis gira 90 grados, se crea una nueva y la longitud de la más pequeña se convierte en el ancho de la más grande, asi se va creando un dibujo que se asemeja a un ojo, y los ojos son los órganos que reciben la luz. En la geometría de la luz, el eje más largo de la vesica piscis tiene un componente eléctrico y el más ancho uno magnético, y ellos a su vez están en una proporción de la raíz cuadrada de tres.

De esta forma, a medida que la luz fluye en giros de 90 grados, la vesica piscis gira en 90 grados moviéndose hacia adentro o hacia fuera en una escala progresiva, y este dibujo que hace en forma geométrica, corresponde tanto a la geometría de los ojos como a la geometría de la luz, y el movimiento que hace la energía al subir por los chakras es similar al movimiento de la luz. Las espirales de luz se mueven hacia arriba por la columna vertebral a través de 5 canales. Las espirales de energía masculina se mueven en el sentido contrario de las agujas del reloj ,y las femeninas a favor alimentando y armonizando todos los chakras

En geometría sagrada este símbolo se expresa como dos círculos iguales que se interseccionan de forma que el centro de cada círculo está en la circunferencia del otro, y al complementarse crean un nuevo elemento que cobra vida propia. Un círculo y otro círculo suman dos (1+1=2) representando el inicio de la secuencia de Fibonacci y su relación con el número áureo.

La Vesica piscis alberga en el centro la espiral de proporción áurea y representa el portal de luz a través del cual accedemos a la Fuente y a la consciencia de unidad.

La creacion está conformada por círculos entrelazados que van formando múltiples vésicas piscis creando de este modo, el patron de la Flor de la vida.

En la cultura oriental, la vesica piscis está representada en el símbolo yin yang, donde lo opuesto y lo complementario crean movimiento y vida.

En numerología estaría representado por el 6 y el 9, que también se complementa en una unidad.

La vesica piscis es el símbolo de la creación de la vida humana, la combinación de la energía masculina y la matríz femenina creando vida a través del la sexualidad sagrada. En el sexo sagrado la energía se eleva a través de los chakras y cuando la serpiente y el dragón se unen en cada chara, se forma la vesica piscis que abre el portal energético de dicho chakra.

La Vesica Piscis representa la reunión del Santo Grial dentro de nosotros, pues la energía femenina engendrada en el útero y la energía masculina ubicada en el chakra del corazón se fusionan y generan la alquimia del fuego y el agua. Entonces, el fuego de la Kundalini despierta y se eleva hasta la cabeza, llevandonos al estado de conciencia de unidad, entendiendo la vida y nuestras relaciones como un juego de polaridades fusionándose y elevando la vibración, hasta unificarnos de nuevo en la conciencia de la totalidad.

En nuestro chakra base se encienden la energía azul de la voluntad de acción, la rosa del amor incondicional y nace la dorada de la sabiduría espiritual, la proporción áurea, entonces, se produce el rayo violeta, mezcla de los tres, que lleva la fuerza de la purificación y la transmutación y genera la fuerza vital, que se expande por todo el cuerpo sutil y transforma nuestra estructura celular, hasta la frecuencia de la luz, elevando de esta forma, nuestra consciencia al estado de la unidad de la luz y la consciencia.

A %d blogueros les gusta esto: